Consejos para elegir nombres de barcos

Cómo podemos elegir los nombres de los barcos? Cuando adquirimos una embarcación, es imprescindible ponerle un nombre, ya no por motivos sentimentales o románticos, sino porque es legalmente obligatorio.

Los nombres de los barcos deben aparecer en un gran número de documentos legales, como el registro marítimo español, o el permiso de navegación, antes aparecía en el certificado de navegabilidad pero, ahora, se  identifican con el NIB, el número de identificación del buque. De esta manera, ni el nombre ni la matrícula aparecen ya en dicho certificado.

Iluminación yate Okto
Okto

Trámites para poner nombres de barcos

Existe una legislación vigente sobre cómo nombrar a los barcos, que aparece publicada en el BOE. El Real Decreto 1027/1989 regula, entre otras cosas, cómo debemos proceder a la hora de poner el  nombre de nuestro barco. En el artículo 16, concretamente, se detallan los requisitos para solicitar un nombre junto a la solicitud de la matricula provisional.

Nosotros podemos elegir, en principio, el nombre de nuestro barco, pero tiene que ser aceptado por la Dirección General de la Marina Mercante, quien comprobará que no existe una embarcación con el mismo nombre.

Cuando comenzamos con la gestión de registro de nombres de barcos, lo primero que debemos hacer es proponer tres nombres a la Dirección General, presentados por orden de preferencia. Se podrán incluir en el nombre números e incluso anagramas, pero sólo serán aceptados cuando la autoridad competente considere que no crean confusión y en caso de nombres compuestos no se aceptarán los que tengan más de tres palabras.

Cuando solicitamos la matricula provisional del barco, junto con el pago de tasas, deberemos adjuntar nuestras tres propuestas.

Yate Aquavita con motos de agua
Aquavita Yacht

Dónde colocar el nombre del barco

Habitualmente se suele colocar en la popa, ya que es donde mejor se ve, pero es decisión del propietario, que puede situarlo en el lugar del buque que desee. Otro de los lugares habituales es en el costado de la embarcación.

Muchos propietarios lo lucen en varios lugares, y además, en muchos casos aparece bordado en los chalecos salvavidas y se refleja en otros elementos y objetos para especificar la propiedad.

Cambio de nombre

Cuando adquirimos un barco de segunda mano, podemos cambiar el nombre del mismo. La ley dice, en su artículo 17 lo siguiente al respecto:

“Los nombres de los buques se podrán cambiar mientras dure la construcción, pero no una vez se les haya fijado su señal distintiva. Sin perjuicio de lo expuesto en el párrafo anterior, cuando se trate de buques de las Listas Primera y Segunda, se podrá autorizar un cambio de nombre o cuando el buque sea alquilado bajo la modalidad de casco desnudo o fletado por tiempo.”

Sin embargo, el cambio de nombre de un barco es uno de los aspectos que más supersticiones acarrea, ya que se supone que trae mala suerte.

Los trámites para llevar a cabo el cambio de nombre son los siguientes:

Debes presentar una fotocopia de tu DNI, la documentación del barco: hoja de asiento, licencia de navegación, rol de despacho y certificado de navegabilidad y el nombre que quieras ponerle a la embarcación.  Con esta debes dirigirte a Capitanía Marítima y llevar a cabo la modificación.

Según la tradición, el cambio de nombre de un navío da mala suerte. Esta superstición tiene su origen en  el siglo XVII, cuando los piratas cambiaban los nombres de los barcos que abordaban, para que fuera más difícil identificarles y detectarles.

Para evitar esta práctica, la Marina Real Británica empezó a difundir que si se cambiaba el nombre a un barco se desataba la ira de Dios, para intentar evitar que los piratas lo hicieran, y así poder identificarles y detenerles más fácilmente.

Iluminación del Silverfast
Silver Fast
Compartir:
Publicado por

Deja una respuesta